En una relación sexual, muchas veces es muy importante no caer en la repetición (hablamos de tanto de posturas como de situaciones) para que la cosa no se estanque y siempre tengamos la posibilidad de disfrutar plenamente de todas las ventajas del sexo más saludable. Muchas veces nos encontramos con que hay ciertos aspectos de una relación de cama o ciertos juegos eróticos por los que los hombres sienten predilección, cosas muy simples que pueden darle un giro totalmente nuevo a la parte más erótica de nuestras vida y que pueden hacer que aumente nuestra motivación a la vez que lo hace la de nuestro amante.

El placer del juego erótico

Para los hombres, y un gigoló profesional no es una excepción aquí, es algo muy excitante poder encontrarse frente a frente con una mujer sexual y poderosa, una mujer que sepa darlo todo en la cama con sus amantes pero que además no tenga ningún reparo en satisfacerse a sí misma, y hacerlo mientras el amante mira. Esta situación en la que la mujer se proporciona satisfacción sexual mientras el hombre la observa con ojos de deseo es uno de los mitos eróticos masculinos por excelencia, y un recurso que ambos podréis usar para caldear el ambiente.

gigoló retrodrive

Jugar con un hombre en la cama no tiene por qué ser siempre algo 100% cariñoso y romántico (esa diferencia que encontramos entre follar y hacer el amor), y no siempre implica una delicadeza; para un hombre es sumamente excitante practicar el “juego sucio” y acostarse con una auténtica leona, una fiera salvaje que lo trate sin piedad y que le susurre perversiones al oído. Esta es una experiencia que seguro vuestros amantes os pedirán repetir una y otra vez, porque es una de sus fantasías más comunes.

Algo muy importante en las relaciones sexuales, y que los gigolós profesionales aplican en cada una de sus citas románticas porque gusta tanto a hombres como a mujeres es el hecho de mantener una postura abierta hacia el sexo, intentando que cada encuentro sea diferente al anterior; variando posturas, situaciones, distintas caricias, etc. Algo que sin duda hará que cada visita de tu hombre ideal sea como la primera.

Los hombres, al igual que las mujeres, tienen días en los que no desean nada más que esperar a que ella del primer paso, y el segundo, y el tercero. Sorprende a tu amante con una experiencia de sexo en la que no tenga que mover un dedo y tú te encargues de todo, de esta manera se sentirá como un auténtico rey y a partir de entonces lo tendrás siempre a tus pies, deseando más y más de lo que sólo tú puedes darle.

Existe además un juego muy erótico que gusta tanto a hombres como a mujeres, hablamos por supuesto de este en el que se roza la barrera del sí y el no, jugando con las señales contradictorias y generando un deseo desbordante por el otro. Prueba a decirle que no a tu amante cuando tengáis una cita en un romántico piso y observa cómo se muere de ganas por tus caricias y atenciones.

Los juegos más eróticos

Está demostrado que existen ciertos juegos eróticos que son capaces de poner a cualquier hombre a 100% y hacerle desear el tener sexo de una manera urgente y despiadada, formas de despertar un deseo en tu hombre como no lo había imaginado jamás.

El striptease

Si quieres que el hombre que se encuentra delante de ti se postre a tus pies nada como realizar un erótico baile sexual como si fueras una auténtica stripper profesional. Anímate a mover tu cuerpo al ritmo de una erótica melodía mientras poco a poco te quitas la ropa y se la lanzas para que pueda ver lo único que podrá tocar de ti hasta que lo decidas, en cuestión de segundos estará deseando poseerte allí mismo y convertirse en el más salvaje de tus amantes. Nunca desprecies el valor de un baile erótico.

italian-erotic-blog, via forhispleasures

El role play

Esta técnica es algo que suele gustar más a hombres que a mujeres; se trata por supuesto de que ambos os convirtáis en otra persona durante una sesión de sexo. El típico juego del doctor y la paciente, la policía y el delincuente… Son tan solo algunas de las sensuales y divertidas opciones que a ellos les encantan y que conseguirán convertir en algo único una experiencia de sexo con hombres.

Dominación

Tomar el control de una situación es algo que excita como ninguna a los hombres; tanto si son ellos los dominantes como los dominados esta práctica es una de las más eróticas que existen. Muy ligada con el BDSM aunque no siempre tiene que incluir elementos como esposas, cuerdas o látigos sino el simple hecho de que uno de los amantes sea el que dicte lo qué se va a hacer y cómo va a hacerse, aunque si ambos estáis preparados para ello, no hay ningún problema en incluir estos juguetes y accesorios para conseguir un efecto más poderoso.

No olvidéis nunca que lo más importante para una relación sexual es no caer en el estancamiento, manteniendo siempre la mente abierta y dispuesta para cualquier novedad siempre tendréis vuestro apetito sexual intacto, ya que cada situación será siempre nueva y siempre habrá una posibilidad de sorpresa y descubrir nuevas situaciones.

 

 

Foto vía: retrodrive

Gif vía: italian-erotic-blog, via forhispleasures

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *